diciembre 16, 2017

Select your Top Menu from wp menus

¿Qué tienen en común CORTÁZAR, Joan Semmel, Richard Avedon y el TATUADOR Otto D’ambra?

tatuaje

Cuando hablamos de Julio Cortázar, Joan Semmel, Richard Avedon y Otto D’Ambra, no sólo estamos haciendo apología del arte, la creatividad, el diseño, la lucha o la pasión. Estos cuatro artistas nos demuestran que detrás de la pintura, la literatura, la fotografía y el arte del tatuaje, se esconde un elemento en común: el desnudo como forma de expresión.

Julio Cortázar

El escritor argentino desnuda su mente y nos desnuda a nosotros con sus palabras.

Con frases como “Me miras, de cerca me miras, cada vez mas de cerca y entonces jugamos al cíclope, nos miramos cada vez mas de cerca y los ojos se agrandan, se acercan entre sí, se superponen y los cíclopes se miran, respirando confundidos, las bocas se encuentran y luchan tibiamente, mordiéndose con los labios, apoyando apenas la lengua en los dientes” , Cortázar nos abre en canal y deja al descubierto nuestro yo más íntimo.

Joan Semmel

Semmel convierte el cuerpo y el alma de la mujer, en un arma de lucha y fuente de cambio. La pintora neoyorkina quiso romper con los estereotipos machistas de La Quinta Avenida durante los años 70, consagrándose como la reina del erotismo de Manhattan. Una bestia del feminismo artístico.


La artista recreó la verdad de los cuerpos, entrelazados, amándose y quemándose en una relación sexual tan natural como visceral.


Richad Avedon

El cuerpo, protagonista de su fotografía artística.

Richard Avedon es uno de los fotógrafos imprescindibles de mediados del siglo XX. Tal y como sentenció The New York Times: “sus fotografías de moda y sus retratos fotográficos ayudaron a definir la imagen de Estados Unidos; El estilo, la belleza y la cultura del último medio siglo“.



Su mirada siempre nos fascina. Los retratos valientes, puros y delicados que hizo del bailarín ruso Rudolf Nureyev (aquel que “rompía el aire cuando bailaba”) nos trastocaron.


Otto D’Ambra

El ilustrador y tatuador Otto D’Ambra utiliza el desnudo como lienzo de sus creaciones.

Conocido por un estilo vanguardista, decora la piel con animales híbridos y los combina con ilustraciones que parecen extraídas de Boardwalk Empire. Sus manos y su aguja expresan nuestra forma de percibir el mundo a través del surrealismo.

FUENTE: CULTURA INQUIETA

About The Author

Soy uno de los administradores de La manzana podrida, y quiero dejar en claro que a pesar de que en esta web se hable de política yo soy un ser apolítico y es que a veces es mejor ver las cosas desde fuera, contrario a lo que muchos dicen, sigue leyendo la manzana y comprenderás mis palabras.

Related posts