febrero 23, 2018

Select your Top Menu from wp menus

El largo viaje aéreo de virus y bacterias | La manzana podrida



atm1

El 16 de enero de 1832, mientras bordeaba el archipiélago de Cabo Verde a bordo del Beagle, Charles Darwin observó que el cielo se oscurecía con un polvo rojizo y apenas podía ver el horizonte. “La causa era la caída de un polvo fino e impalpable, que dañaba ligeramente los instrumentos astronómicos”, escribió. Intrigado por aquel fenómeno, que parecía proceder de la costa de África, Darwin recogió muestras de polvo y se las envió al profesor Christian Gottfried Ehrenberg en Berlín para que las estudiara. Aquello, pensó, podría constituir una vía por la que los organismos podían viajar de un lado a otro del océano hasta nuevas tierras.

Seguir leyendo en: El largo viaje aéreo de virus y bacterias (Next)



About The Author

Soy uno de los administradores de La manzana podrida, y quiero dejar en claro que a pesar de que en esta web se hable de política yo soy un ser apolítico y es que a veces es mejor ver las cosas desde fuera, contrario a lo que muchos dicen, sigue leyendo la manzana y comprenderás mis palabras.

Related posts