febrero 23, 2018

Select your Top Menu from wp menus

Hicimos un recorrido de la desidia y la impunidad con que las autoridades ven los casos de violencia sexual contra niños, niñas y mujeres | La manzana podrida


De espaldas a las niñas y niños que sufren abusos sexuales en el país. Imagen: Útero.Pe

De espaldas a las niñas y niños que sufren abusos sexuales en el país.
Imagen: Útero.Pe

La desaparición de la niña Jimena en San Juan de Lurigancho, que fue posteriormente encontrada calcinada frente a una comisaría en el mismo distrito, ha causado tal conmoción en el país que se ha discutido desde la pena de muerte hasta una responsabilidad de los policías de Canto Rey, ante la desidia de buscar a la niña con prontitud.

Sin embargo, lo que extraña no solo es la soledad en que la familia de Jimena trata de encontrar justicia, sino que no se oye, como en otros casos, el airado reclamo del Congreso contra el Ejecutivo ante lo gravísimo que resulta que 171 policías hayan sido retirados de la comisaría de Canto Rey porque algunos de ellos posiblemente estén involucrados en el crimen.

Por esa razón, hemos hecho una lista de razones por las que no comprendemos cómo es que el gobierno ppkausa aprovecha el pánico para posar en la foto del dolor mientras que el Legislativo hace oídos sordos sin presionar ni exigir justicia.

"Tómame una foto así como que se me vea sufriendo". La mujer de espaldas es la madre de la pequeña Jimena, la señora Diana. Pocos medios han puesto su nombre cuando informaron sobre el encuentro entre la premier y la señora. Imagen: PCM

“Tómame una foto así como que se me vea sufriendo”. La mujer de espaldas es la madre de la pequeña Jimena, la señora Diana. Pocos medios han puesto su nombre cuando informaron sobre el encuentro entre la premier y la persona que está sufriendo en carne propia una tragedia sin remedio.
Imagen: PCM

No la buscan y encima la niegan

Jimena asistía a un curso de verano en la comisaría de Canto Rey. Sus padres la dejaban a las ocho de la mañana y ella regresaba a su casa dos horas después, sobre las diez. El jueves 1 de febrero, la niña de 11 años no llegó a su vivienda y fue automáticamente reportada como desaparecida.

Sin embargo, los agentes de la Policía, haciendo caso omiso de la ley que exige buscar a menores de 12 años con inmediatez, dijeron que debían esperar 24 horas desde la última vez en que los padres tuvieron certeza del paradero de Jimena. La última vez había sido la mismísima sede de la comisaría de Canto Rey.

Al día siguiente, cuando el cadáver apareció calcinado en frente del local policial, la PNP decidió emitir un comunicado en el que negaba que la niña haya asistido al taller llevado a cabo el día de su desaparición. 

Sin embargo, las cámaras de seguridad de los negocios aledaños registraron que Jimena sí ingresó al local de la Policía. Más tarde, otra imagen más ayudó a identificar al que todos conocemos ahora como el asesino de la niña.

La soledad en la búsqueda de justicia

Este es el asesino de la niña, César Augusto Alva. Imagen vía Panamericana TV

Este es el asesino de la niña, César Augusto Alva.
Imagen vía Panamericana TV

Las imágenes que se viralizaron en redes sociales que luego vimos en todos los noticieros porque desmentían lo dicho por la Policía, fueron conseguidas gracias al trabajo que emprendieron los papás de Jimena en busca de justicia. Ante el roche público, los de la Policía tuvieron que buscar nomás al entonces sospechoso y lo encontraron en Ica con una maleta rumbo a quién sabe dónde.

Pero no fue lo único que hicieron los padres de Jimena en tiempo récord. El señor Jorge Vellaneda, durante una entrevista en Latina TV, adelantó que, si bien aún no salen los resultados de la necropsia, su hija habría sido abusada sexualmente por al menos tres sujetos, pues aparentemente se encontraron tres restos distintos de semen en su cuerpo.

Minuto 18:10 de este video:

El fiscal ocupado

El asesino de Jimena tenía antecedentes por violencia sexual contra otras víctimas y la fiscalía a la que llegaron las denuncias hizo nada para encarcelar al sujeto.

Por esa razón, el Ministerio Público anunció una investigación interior para determinar por qué razones no se tomaron medidas para meter preso de modo preventivo al autor confeso del crimen contra Jimena.

El Ministerio Público informó ayer que ha iniciado una indagación contra el fiscal que tuvo en su despacho una denuncia por abuso sexual contra César Augusto Alva Mendoza (37), asesino de Jimena.

En el 2016, una mujer mayor de edad denunció a Alva Mendoza por violencia sexual. Sin embargo, el criminal continuó en libertad.

“En este caso –que estuvo a cargo de la Segunda Fiscalía Provincial Mixta de San Juan de Lurigancho–, la comisaría entregó un atestado en el que se señalaba a Alva Mendoza como presunto autor del citado delito, pero en el documento lo puso como no habido. No se sabe qué diligencias hizo al respecto el fiscal a cargo”.

¿Se imaginan cuántos violadores y asesinos en potencia estarán sueltos en estos momentos solo por esa irresponsabilidad de las autoridades que se supone deben protegernos?

“Oxigenar el ambiente”

Días después de la tragedia, el ministro del Interior, el clon de Urresti Vicente Romero, dio una conferencia de prensa en la que habló acerca del caso de la niña Jimena. Entre otras cosas, anunció una investigación al interior de su cartera para determinar responsabilidades y, de encontrarse (o sea, no es suficiente con que no hayan hecho nada por buscar a la niña Jimena apenas se avisó de su desaparición), los efectivos serán procesados.

Lo curioso es que la primera medida adoptada por el Mininter fue reubicar a los 171 efectivos de la comisaría de Canto Rey. En palabras del mismísimo ministro Romero: 

“Para que nuestra sociedad se sienta con un personal nuevo, yo diría como oxigenar el ambiente en la zona”.

O sea, no es que lo principal sea buscar justicia, sino lavarse la cara.

Al diablo las violaciones sexuales

Han pasado 12 días desde la desaparición de Jimena y 11 desde su muerte. Sin embargo, el Congreso hasta ahora no cita ni pone en agenda el tema. Es más, hoy se suspendió una sesión de la comisión de Justicia para tratar los temas de violencia sexual, por falta de asistentes.

Había nueve proyectos por discutir, pero a estos congresistas no les importó:

  • Hector Becerril – Fuerza Popular.
  • Miguel Castro Grandez – Fuerza Popular.
  • Tammy Arimborgo – Fuerza Popular.
  • Nelly Cuadros Candia – Fuerza Popular.
  • Percy Alcalá Congresista – Fuerza Popular.
  • Sonia Echevarría – Grupo de Kenji.
  • Maritza García Jiménez – Grupo de Kenji.
  • Marisol Espinoza Cruz – Alianza Por el Progreso
  • Mauricio Mulder – APRA

Solo asistieron a esa comisión los congresistas Salvador Heresi (PPK), Francisco Villavicencio (FP), Juan Carlos Gonzales (FP), Reymundo Lapa (FA), Oracio Pacori (NP) y Yhonny Lescano (AP).

Hay gente que llega a la política para velar por sus propios intereses. Vía: Diario de Curwen

Hay gente que llega a la política para velar por sus propios intereses.
Vía: Diario de Curwen

No les importó ni la muerte de la niña Jimena ni la violencia que miles de niños, niñas y mujeres sufren a diario. Ni al Ejecutivo ni al Legislativo. Recuérdenlos en las próximas elecciones, si es que las hay.

About The Author

Soy uno de los administradores de La manzana podrida, y quiero dejar en claro que a pesar de que en esta web se hable de política yo soy un ser apolítico y es que a veces es mejor ver las cosas desde fuera, contrario a lo que muchos dicen, sigue leyendo la manzana y comprenderás mis palabras.

Related posts