diciembre 14, 2017

Select your Top Menu from wp menus

Un acercamiento entre géneros, enriqueciendo nuestra sexualidad | La manzana podrida


Que las mujeres sienten deseo siempre ha sido algo cierto. Pero siglos de silencio pesan sobre la posibilidad efectiva de manifestarlo. Hoy, ellas ya no dudan en expresar lo que sienten y les apetece. “El rol sexual femenino está tomando características sexuales masculinas. Las mujeres hoy deciden con quien quieren estar, son más demandantes, menos pasivas, exigen más disfrute y orden de qué forma y de qué manera…” aclara la psicoterapeuta Joanne Hadida.

Ser-feliz-en-la-cama3
A su vez, los hombres poco a poco, empiezan a intervenir más en la esfera doméstica y a explorar terrenos considerados hasta ahora como esencialmente femeninos. Para Hadida esto modifica con cierta profundidad no solo la imagen de lo masculino, sino también el concepto, “rebajando” o “suavizando” las características más masculinas”. Este acercamiento entre géneros que aún estamos asimilando u que sigue siendo fuente de confusiones, porque significa superar determinados estereotipos asentados durante siglos.

“Hay una modificación profunda de roles dentro de la pareja que desemboca en una masculinidad y una feminidad diferentes” acota la psicóloga. De esta forma, aunque los hombres agradecen que las mujeres adopten un rol menos pasivo, también es cierto que pueden sentirse intimidados por esa mujer deseosa que se aleja de los tópicos sobre la feminidad. O, incluso como algunos hombres que se sienten utilizados por mujeres que incorporan actitudes más de “Don Juan”, que por tradición se han visto como típicamente masculinas.

Al mismo tiempo los hombres están conectando cada vez más con sus emociones y sensaciones, siendo más considerados, explorando, en definitiva, cualidades tradicionalmente consideradas como femeninas. Algo que las mujeres cada vez aprecian cada vez más en sus compañeros sexuales, aunque a veces pueden sentirse decepcionadas si esa nueva sensibilidad no las hace sentirse tan deseadas o si ellos se pierden en un mar de inseguridades por temor a defraudarlas.

Tal vez se trataría de explorar tanto las características consideradas como “masculinas” como las “femeninas”, pero no para perder nuestra identidad, sino para enriquecerla. Si por características femeninas se entiende ternura, empatía y sensibilidad, evidentemente son aspectos muy bien recibidos, ya que mejoran la calidad de la sexualidad en general, siempre que eso no suponga una merma de la virilidad, que para la mayoría de las mujeres va en detrimento de una sexualidad satisfactoria.

Archivado en: parejas, sexo, Sexualidad

About The Author

Soy uno de los administradores de La manzana podrida, y quiero dejar en claro que a pesar de que en esta web se hable de política yo soy un ser apolítico y es que a veces es mejor ver las cosas desde fuera, contrario a lo que muchos dicen, sigue leyendo la manzana y comprenderás mis palabras.

Related posts