Los juguetes más famosos de todos los tiempos

Seguro que eres de los nostálgicos… de los que cuando recuerdas tu infancia, tus juguetes o tus hazañas te sale una sonrisa, ¿a que sí?

A mí me encanta recordar mis juegos y he de confesar que en alguna ocasión he intentado volver a conseguirlos, pero el mercado de los nostálgicos está por las nubes…

¿Por qué nos gustará tanto recuperar los juguetes que marcaron nuestra infancia?

¿Cuáles son los juguetes más recordados de los 90?

La década de 1990 fue una verdadera eclosión de nuevos juguetes, muchos de los cuales forman ya hoy parte de historia de la industria juguetera.

Las Polly Pocket fueron unas de mis favoritas, tan minis y con tanto detalle…me encantaba jugar con ellas. Recuerdo el castillo donde el coche salía disparado del garaje o cuando girabas los árboles y la sala de baile se movía.

¡Y que decir de los Power Rangers!

¿Quién no vio esa mítica serie? Y la película… Seguro que te acuerdas de aquellos Power Ranger, en los que dabas a un botón y se daba vuelta la cabeza. Yo tenía la amarilla ¿y tú? Yo creo que a mí me trajeron los reyes la amarilla porque era la que menos costaba conseguir.

Los juegos de mesa empezaron a despuntar, a mí me gustaban mucho y tenía bastantes, pero había dos en concreto que me encantaron y nunca tuve, son esas espinitas que se te quedan de por vida.

¿Te acuerda de Línea Directa? Tenías que encontrar a tu admirador secreto…un juego que visto con los ojos actuales es sexista y cursi, pero que en los 90’ fue un gran éxito.

Era muy novedoso que sonará el teléfono y te fueran dando indicaciones, ¡te ponías hasta nerviosa! Jiji.

Pero si hay un juego muy mítico de los 90’ese era La herencia de la tía Aghata, me encantaba ir a casa de mi amiga a jugar, porque a mi casa nunca llego.

Otro juego de mesa mítico que llegó a España en 1989 pero que se popularizó en los primeros años de la década de 1990 fue el HeroQuest.

Las marcas clásicas que seguían pisando fuerte en los 90

En los años 90 siguieron creciendo en popularidad algunas de las marcas de juguetes más famosas de todos los tiempos, que ya triunfaban en los 80.

El caso más icónico eran Lego Playmobil, dos grandes rivales en el sector que trataban de sorprender al público infantil con sus constantes novedades.

Otro juguete mítico de los 90’ y que aún sigue de moda, pero que con el tiempo ha cambiado bastante su diseño, son los Piny Pon. Ahora mismo hay cientos de productos de Piny Pon pero en nuestra época no había tanto y con tener unos cuantos muñecos y una casita era más que suficiente.

¿Y cómo olvidarnos de Scalextric? Aquellos coches que competían por ser los más rápidos en todo tipo de circuitos montados en el suelo. Recuerdo los mandos con forma de gatillo y la colección de coches de mi primo, que me encantaba ver.

Juegos de rol y miniaturas

Los años 90 fueron también el despegue de los juegos de rol y miniaturas, que llevaban varios años tratando de hacerse un hueco en España.

La saga de Dungeons & Dragons es seguramente la más famosa de aquella época. Recuerdo los dados de colores y de formas imposibles que nunca antes había visto.

También la empresa Games Workshop pegó fuerte en los 90, con las míticas figuras de Warhammer y de El Señor de los Anillos.

Miniaturas de Games Workshop

Eran juegos quizá menos populares, pero que tuvieron sus adeptos y que aún, hoy en día, siguen cosechando grandes éxitos.

Empezaba la tecnología

En la década de 1980 empezó a llegar la tecnología a los más pequeños, y aunque las consolas ya llevaban en el mercado bastante tiempo, fue en los 90’ cuando se consolidaron.

Y ya sabes cuál es la pegunta que puede provocar grandes conflictos entre nosotros… ¿Nintendo o Sega?

Tú de que eras de ¿Super Mario o de Sonic? Yo he de decir que en mi infancia la Mega Drive de Sega fue la que me llegó y Sonic el juego con el que pase muchas horas de diversión.

Las videoconsolas fueron una auténtica revolución en aquellos años, todos los niños y niñas queríamos una.

Super Mario, Sonic, Tamagochi y Furby

Más tarde llego la Game Boy, al principio la gris, pero no tardaron en ponerlas de colores, transparentes… Yo con esta consola recuerdo mucho en Donkie Kong e intercambiar juegos con los amigos, porque en general de antes se tenían solo 2 o 3 juegos.

Pero la tecnología no llego solamente en las consolas… ¿quién no tuvo un Tamagochi? Eso era una auténtica novedad, un juguete que tenías que cuidar, limpiar, jugar con él…

Y ya a finales de los 90’ salió al mercado el famoso Furby, pero solo los más privilegiados pudieron hacerse con él. Yo por ejemplo nunca lo tuve, pero una de mis amigas sí y siempre estaba deseando ir a su casa para jugar con él.

Los coleccionables más famosos de los años 90

Los coleccionables era algo muy común, y en casi todas las cajas las galletas, cereales, o bollos se incluía algún coleccionable: las manos locas, los tazos, los guarda servilletas… son recuerdos muy ligados a la infancia.

Los tazos fueron una verdadera locura, por lo menos en mi caso, y en los recreos recuerdo hacer círculos para competir y llevarte los de los amiguetes… había un montón de modelos, yo los que más recuerdo son los de El tigre de Cheetos, los de Loony Tunes y los de Pokémon ¿y tú?

Tazod de Pokemon y Loony Tunes

Como me gustaba cambiar con los amigos y coleccionar. Lo que más me gustaba eran las Cartas de cambiar, teníamos carpetas llenas de paquetes, con un olor muy especial cada vez que las abrías. Las había de muchos tamaños, pequeñas, medianas, grandes, con sobre o sin sobre, las portadas…ahí se cambiaba todo. Yo aun las mantengo porque me traen muchísimos recuerdos, y tengo una carpeta enorme solo de las que no se cambiaban, mis preferidas.

Otros de los coleccionables más recordados fueron los Gogos, yo esos también los conservo y ahora son mis hijos los que juegan con ellos. ¡Pero no tienen ni idea! Nosotros sí que sabíamos ¿verdad? Había distintas modalidades de hacerte con ellos, la más común era ponerlos en fila al fondo y lanzar a ver cuando te llevabas.

Pero un coleccionable que no ha pasado de moda y la verdad que me alegro, son los álbumes de cromos. En los años 90 había un montón y en los recreos se intercambiaban mucho, e incluso estoy segura que en tu ciudad habría algún sitio para ir los domingos a cambiar con más niños. En Madrid, por ejemplo, estaba la plaza del rastro o, aquí en Cantabria, la plaza Pombo…

¿En tu ciudad a dónde ibas?

Bueno ahora hay que volver al 2021, ha sido bonito recordar tantos juguetes y tantos recuerdos que seguro que a ti también te han ido llegando.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.