Beneficios de los trampolines para niños

Como padre de un niño, puede ser difícil encontrar juguetes para niños que sean seguros y estimulantes para ejercicio y que propicie vivir una vida saludable y feliz para su hijo o hija. Si bien la mayoría de las comunidades ofrecen programas y actividades para ayudar a los cuidadores y padres, hay una cosa fácil que puede hacer para ayudar en su propia casa: ¡compra un trampolín!

¡Ve solo algunos de los muchos beneficios para la salud física y mental que los trampolines tienen para ofrecer a tus hijos!

1. Mejorar la coordinación ojo-mano y las habilidades motoras.

El movimiento constante que ofrecen los trampolines significa que el campo de visión del saltador cambia con cada rebote. Esto requiere que los saltadores se ajusten constantemente y se muevan en consecuencia, lo que puede ayudar a mejorar las habilidades motoras limitadas y aumentar la conciencia espacial, al mismo tiempo que mejora el equilibrio y la coordinación.

2. Fortalecimiento de casi todas las partes del cuerpo.

Saltar es un ejercicio aeróbico que puede ayudar a fortalecer el corazón y los pulmones al tiempo que mejora la ingesta de oxígeno. También desarrolla la masa muscular, fomenta la buena circulación y fortalece los músculos, los ligamentos y las articulaciones. Finalmente, rebotar y la exposición adicional a la vitamina D que ofrece el sol también pueden ayudar a mejorar la densidad ósea y fomentar una buena postura.

brincolin para niños

3. Mejorar el estado físico y liberar el exceso de energía.

Algunos niños se encuentran con energía extra todos los días, mientras que otros pueden tener una discapacidad que los lleva a vivir un estilo de vida más sedentario. Los trampolines pueden ayudar en ambas situaciones, al permitir que los niños con exceso de energía la recuperen y animar a los niños que no hacen mucho ejercicio a que lo hagan un poco más.

4. Fomentar la confianza en uno mismo y proporcionar una sensación de libertad.

Algunas personas con necesidades especiales pueden estar limitadas en términos de lo que pueden y no pueden hacer. La sensación (literalmente) edificante de rebotar hacia arriba y hacia abajo ofrece la sensación de libertad total a aquellos que de otro modo no podrían experimentarla. Saltar también libera endorfinas y dopamina que, combinadas con la sensación de libertad, pueden tener un impacto muy positivo en la confianza en sí mismo y la autoestima del niño.

5. Reducir la ansiedad y el estrés.

El movimiento rítmico hacia arriba y hacia abajo del salto puede ser algo reconfortante. Es predecible, controlable y relajante. Para los niños que están estresados ​​o sufren de un trastorno de ansiedad, saltar en un trampolín ofrece la oportunidad de controlar su propia situación, un sentimiento que les puede faltar en otras partes de la vida.

Como padre o cuidador de un niño con necesidades especiales, puede ser difícil planificar actividades fuera del hogar. Es por eso que, quizás, el aspecto más conveniente de comprar un trampolín es que te permite a ti y a tu hijo usarlo en su propio horario.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.